Dios dirge mis pasos (De: Mayra Colon)

En mi jornada por la vida, continuamente me he encontrado frente a una encrucijada en mi camino. No siempre se cuál vereda seguir y con frecuencia pienso que he escogido la vereda equivocada. Aun cuando Yo le sirvo a Dios, muchas veces me parece que El se queda en silencio y que me corresponde a mi decidir cuál camino he de seguir.

En mi experiencia por esta jornada he aprendido que no siempre puedo discernir exactamente cuál es el camino que Dios ha trazado para mi. Pero también he aprendido que por cada senda que he escogido caminar Su provisión y Su gracias están conmigo.

En Su bondad Dios ha hecho provisión para ayudarnos a escoger el mejor camino. Él nos ha provisto con Su palabra para que nos guíe pero tenemos que leerla y poner la en práctica. Salmo 119:105 dice: Lámpara es a mis pies Tu palabra y lumbrera a mi camino. En Su palabra siempre hay dirección para nosotros.

También nos ha provisto con Su temor y sabiduría pero nosotros tenemos que buscarlo. Proverbios 3:13,17 dice: Dichoso es aquel que encuentra sabiduría y aquel que adquiere entendimiento. Sus caminos son placenteros y en sus senderos hay paz.

Dios también nos ha provisto con una mente que puede razonar, analizar y considerar cuales son Sus caminos pero Yo debo escogerlos. Proverbios 3:6 dice: En todos tus caminos  reconocele y Él enderezará tus veredas.

Cuando caminamos en Su Espíritu  persiguiendo Su santidad y sometiendonos a Su autoridad podemos estar seguro que Su voluntad se cumplira en nosotros.

Siguiendo estos parámetros podemos escoger nuestros caminos sin temor, ya que El es Dios y hará cumplir Su perfecto plan en nosotros. Romanos 8:28 dice: Y sabemos que para los que aman  a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito.

Confiar en Él me ha enseñado que en Su soberanía Él siempre ha sabido desde el principio de los tiempos las veredas que Yo he de tomar y en las riquezas de Su misericordia, ha tenido un plan para mí todo el tiempo. El guía y dirige los resultados de mis jornadas para cultivar en ellos Su bendición y para traer gloria a Su nombre.

Mientras Yo vivo en la liberated de Su Espíritu y le reconozco con todo mi corazón Él dirige y bendice todos mis pasos.